reputacion online

Rosa Díez, ven y cuéntalo

Pocos políticos se atreven a dar el paso de abandonar la formación en la que trabajan por no estar de acuerdo con sus actitudes. Y muchos menos consiguen mantenerse en la primera línea de la actividad política tras dar a luz a una nueva formación. Ese es el caso de la vizcaína Rosa María Díez González (Sodupe, 1952), fundadora y principal representante de Unión Progreso y Democracia.

Los orígenes de Rosa Díez se encuentran en el municipio vizcaíno de Güeñes. Creció como la tercera hija de un obrero metalúrgico de principios socialistas, cuya defensa le llevó a prisión y, posteriormente, a ser condenado a muerte durante la dictadura de Franco. Una pena que fue conmutada.

Díez, cuyo hermano Ignacio ocupó escaño de senador en varias legislaturas, realizó estudios administrativos y aprobó las oposiciones que le dieron una plaza de funcionaria en la Diputación Foral de Vizcaya. Corría el año 1973, cuando se integró en la administración pública e inició su actividad política confirmando su afiliación en 1976 al sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) y, posteriormente, al partidos socialista , en 1977. La actividad interna dentro del PSOE le permitió ir ascendiendo en el organigrama, hasta formar parte del Comité Federal y de las listas electorales, consiguiendo escaño de diputada provincial entre 1979 y 1983, año en el que ocupó el cargo de vicepresidenta de las Juntas Generales hasta 1987, mientras que, un año antes, había accedido al parlamento vasco.

El acuerdo alcanzado en 1991 entre nacionalistas y PSOE, permitió configurar en Euskadi un gobierno de coalición integrado por un presidente del PNV (José Antonio Ardanza) y cinco consejerías de titularidad socialista. De esta forma, Rosa Díez fue elegida para encargarse de la Consejería de Comercio, Consumo y Turismo, competencias que realizó hasta 1988. Fue en aquella época en la que promovió el turismo en Euskadi utilizando el slogan “Ven y cuéntalo”. Una elección que suscitó la controversia cuando el dibujante Mingote publicó, en las páginas de ABC, una viñeta en la que, bajo el lema turístico, se podía ver una mujer descuartizada por una bomba de ETA, motivo por el cual Díez encabezó la presentación de una demanda civil contra el humorista.

Precisamente, las responsabilidades de gobierno de Rosa Díez la convirtieron en objetivo de la banda terrorista etarra, que no dudaron en hacer llegar a su domicilio un paquete bomba que, por fortuna, no estalló. La amenaza no alteró la actividad política de Rosa Díez, quien luchó con Nicolás Redondo Terreros por encabezar la lista electoral socialista a los comicios autonómicos. Corría el año 1998 y la derrota conllevó el inicio de la separación entre Díez y el PSOE. Así, Redondo propuso abandonar el gobierno de coalición con el PNV, que mostraba cierto acercamiento hacia las posturas nacionalistas de Herri Batasuna. Los consejeros socialistas obedecieron la decisión de su líder y existe cierta discusión sobre si Díez fue la primera en dimitir o, por el contrario, no estaba de acuerdo con la medida.

En cualquier caso, Rosa Díez consiguió ser elegida europarlamentaria en 1999, encabezando la lista socialista y recortando distancias con el Partido Popular, con el cual compartía algunas opiniones sobre todo respecto a la política de acercamiento de presos etarras.

De forma interna, en el año 2000, Díez presentó su candidatura a la Secretaría General del PSOE, siendo la última tras Rodríguez Zapatero, José Bono y Matilde Fernández. Dicho resultado, unido a las desavenencias que mostraba sobre las relaciones entre el PNV y el Partido Socialista de Euskadi (PSE-EE), sobre todo tras producirse la ruptura del gobierno de coalición y la postura adoptada por el PSOE respecto a iniciar un proceso de paz con la banda ETA. Su posicionamiento en contra del diálogo con la banda terrorista y su aparición en las manifestaciones realizadas contra las negociaciones entre ETA y el gobierno culminaron con el abandono del PSOE y su integración en la Plataforma Pro y, finalmente, en la creación del partido Unión Progreso y Democracia (UPyD).

Como presidenta de dicha formación, se presentó a las elecciones generales de 2008 y 2011. Aunque se la ha acusado de hallarse cercana a la ideología del PP, lo cierto es que Rosa Díez consiguió un escaño en los primeros comicios y aumento a cinco en su segunda oportunidad, formando parte de la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados, de la Diputación Permanente y de diferentes comisiones.

Otros artículos recomendados: