reputacion online

¿Qué es el marketing experiencial?

Con el surgimiento de la sociedad 2.0 (incluso ya se habla de la 3.0) y la proliferación de los medios sociales, la forma de hacer marketing ha sufrido una transformación trascendental. La estrategia para acercar a los consumidores a las marcas ha dado como resultado el marketing experiencial, que tiene como objetivo estrechar lazos de unión entre las empresas y su público objetivo, permitiendo a los consumidores interactuar directamente con sus marcas. Es un tipo de marketing que trata de despertar los sentimientos y las emociones de los consumidores para conducirlos a un mundo lleno de sensaciones creadas por las compañías.

Diversos estudios relacionados con el marketing confirman la estrecha relación que existe entre las emociones y la acción de comprar, y demuestran también que los consumidores demandan las marcas que más sentimientos y sensaciones les provocan. Gracias a los avances del marketing las compañías conocen los comportamientos de los consumidores y pueden predecir sus conductas e influir en su pensamiento a través de diferentes emociones y sensaciones, como olores, sonidos, imágenes o colores, que se convierten en valores estratégicos para las marcas.

Los consumidores de hoy en día conocen el mercado y sus decisiones de compra se basan, además de en el precio del producto, en otro tipo de argumentos, como las emociones que les despiertan los productos. A través de esas sensaciones el consumidor consigue diferenciar una marca de otra y las firmas logran la fidelización de los usuarios. Hoy en día el consumidor exige mucho a las casas, y, por este motivo, las empresas tienen que estar a la altura para poder cumplir y satisfacer todas sus necesidades.

Otro tipo de marketing muy importante es el Marketing Online. A través de este tipo de captación de nuevos potenciales se puede llegar a una audiencia mucho mayor. El marketing online es percibido hoy en día como una de las mejores formas de captación según su rentabilidad, puesto que anunciarse Internet es mucho más barato que hacerlo a través de medios offline.

Muchas son las firmas que se han subido al carro de ofrecer experiencias emocionales a sus consumidores. La famosa manzana de Apple, Coca-Cola, Red Bull, la factoría Disney… Las marcas han aprendido rápidamente la lección y conocen a la perfección las claves para transmitir de forma única y diferencial las características de los productos a través de experiencias que enriquecen emocionalmente al consumidor. Es el caso de la marca de vehículos BMW, que con sus campañas publicitarias llenas de emociones ha conseguido construir un sólido puente entre empresa y consumidor.

La campaña que llevaba como slogan “¿Te gusta conducir?” es todo un ejemplo de marketing experiencial; supuso un hito en la industria de la automoción: el protagonista del spot no era un coche, sino una mano que viajaba libremente por el mundo. El reclamo publicitario iba mucho más allá, pues intentaba crear una conexión con el usuario para despertarle todo tipo de sensaciones relacionadas con la magia de conducir, en este caso, un BMW. Sin duda, un anuncio que difícilmente se evaporará de las mentes de los consumidores.

Otros artículos recomendados: